in

Heathrow en el aire

EL SOLDADO INVENCIBLE

La anécdota

La Primera Guerra Mundial fue el conflicto bélico más mortífero de la Historia. En Europa se libraron cruentas batallas en las que se disputaba el territorio disparando desde las trincheras, causando numerosas víctimas. Un hospital de campaña de la retaguardia francesa recibió un día a un hombre que provenía del frente, pero no había sufrido un solo rasguño. Se plantearon que fuese un desertor o un traidor, pero a medida que escucharon su historia, los sanitarios se quedaron impresionados. Estaban ante un hombre que había perdido a todo su batallón en la trinchera, y que había sido rescatado milagrosamente ileso en medio del campo de batalla, mientras se exponía a la artillería enemiga. El soldado invencible había sufrido un impacto emocional tan fuerte que su mente no era capaz de aceptar la dureza de los sucesos que había vivido, y transformaba la realidad en la certeza de que estaba viviendo un sueño. Dado que nada de lo que le rodeaba era real, consideraba que no podía morir, por lo que se había lanzado al campo de batalla, exponiéndose, con la seguridad de quien sabe que nada puede sucederle. Desde aquella época, “el soldado invencible” es el ejemplo para aquellas actitudes que consisten en negar la existencia de las realidades negativas, estableciendo mecanismos psicológicos que nos abstraen de ellas y nos crean falsas sensaciones de seguridad.

El aeropuerto

Negar la evidencia de las amenazas que se ciernen sobre uno no deja de ser una irresponsabilidad en todos los órdenes de la vida, y también en la gestión de las responsabilidades públicas. Este hecho es especialmente notable en todo lo que rodea a la planificación, gestión y operativa del aeropuerto de Alvedro. Se puede tener muy buena voluntad política, y sumarse incondicionalmente a los intereses del mismo, que son los de La Coruña y gran parte de Galicia, pero para ello no basta con las meras declaraciones de intenciones. Hay que plasmar las palabras en realidades.

Desde los diferentes signos políticos hemos asistido en los últimos años a manifestaciones de voluntarismo diversas, pero su transformación en realidades es lenta en el mejor de los casos. Se nos presentan como éxitos aquello que no son más que objetivos irrenunciables, y se obvian necesidades razonables:

  • Último aeropuerto de la fachada norte en disponer de ILS CAT III, que además funciona únicamente en CAT II.
  • Ampliación de la pista tardía y además retrasada por reprogramaciones presupuestarias.
  • Manifiesta falta de intención de AENA Aeropuertos de acometer una ampliación de la terminal.
  • Falta de programación de los trabajos para establecer la nueva anchura de seguridad del campo de vuelos, exigida por normativa.

Pero es que además de esto, se ciernen sobre el futuro de Alvedro nubarrones en forma de actuaciones sobre otras infraestructuras, que arrinconan al aeropuerto coruñés a una posición cada vez más residual. El caso evidente es la Nueva Área Terminal del Aeropuerto de Santiago de Compostela. Una infraestructura obviamente sobredimensionada, que podemos deducir que no ha sido construida con la intención de mantenerla semidesierta en el mejor de los casos. Se da a otros con creces lo que a nuestro aeropuerto se le niega por estar supuestamente falto de justificación.

Como segunda amenaza, derivada de la existencia de dicha megainfraestructura, tenemos la planificación de AENA Aeropuertos en cuando al desarrollo a futuro de las rutas aéreas desde los tres aeropuerto de Galicia: la base de trabajo de los que se ha dado en llamar el “Comité de Rutas”. Se ha analizado en estas páginas hace no mucho tiempo dicho documento, planteando lo que consideramos dudas razonables acerca de su racionalidad y ecuanimidad, ya que precisamente otorga una posición dominante al Aeropuerto de Santiago de Compostela, dejando a los otros dos en una posición claramente inferior. Dicho esquema de trabajo parece estar empezando a dar sus frutos, con esa lógica irracional de la que se ven revestidas las profecías autocumplidas. El primer signo es el anuncio de la ruta Santiago-Bruselas de la compañía Vueling. Curiosamente el destino Bruselas se operó desde Vigo con un estrepitoso fracaso, como ruta veraniega. Fue un “café para todos” completado por las Santiago-Zurich y A Coruña-Amsterdam, que sobrevivieron con mejor suerte al tener destinos más apetecibles.

Es difícil intuir que un destino que falló de tal modo desde Vigo pueda triunfar desde Santiago, pero se trata curiosamente de una de las propuestas de AENA en su documento de desarrollo de rutas.

Los riesgos y precedentes

El hecho de no ver las amenazas cuando uno las tiene delante, cuando es evidente el perjuicio que le pueden causar es, no lo olvidemos, la traza más importante del síndrome que sufre nuestro soldado invencible. La amenaza sobre la ruta de Alvedro a Amsterdam es más que obvia, y el Ayuntamiento coruñés debe tomar cartas en el asunto de forma más que inmediata, ya que podemos empezar a intuir el traslado de la ruta a Lavacolla.

Se puede aludir a una desconfianza exagerada por nuestra parte, pero hemos vivido intensamente el desastroso episodio reciente con Turkish Airlines. Recapitulamos:

  1. La aerolínea turca anuncia que está estudiando un vuelo desde su base en el aeropuerto Istanbul-Ataturk que dentro de su expansión en España recalaría en Bilbao y A Coruña.
  2. Tras algunos días o semanas sin noticias, algunos bloggers coruñeses aficionados a la aviación preguntan directamente a través del Twitter oficial de Turkish. La respuesta de la compañía es clara: “van a abrir la ruta pero están pendientes de cuadrar la disponibilidad de aviones”.
  3. Se produce un prolongado silencio en relación al tema, tras el que se da a conocer que están evaluando los tres aeropuertos gallegos. Ya no Alvedro, sino los tres. En ese momento somos muchos los que intuímos que la suerte está echada a favor de Lavacolla.
  4. Finalmente se anuncia un Istanbul-Lavacolla. La pista de Alvedro es demasiado corta para el despegue a plena carga con tanto combustible, y al descartar el doble destino y poner vuelos diferenciados a Bilbao y Galicia, el vuelo se va a Santiago.
  5. Aparecen autobuses de Santiago de Compostela con publicidad del vuelo, que hacen sospechar de un convenio con contraprestaciones económicas para la compañía que no se han hecho públicas si es que existen. Empezamos a dudar de si se “convenció” a Turkish de que Santiago era más conveniente. ¿Hizo algo el Concello coruñés para defender la candidatura de Alvedro?.
  6. Se anuncia el paso de los tres vuelos semanales Istanbul-Santiago a siete Istanbul-Bilbao-Santiago. Es decir, la ruta que estaba prevista inicialmente por la compañía para Alvedro.

Podemos pensar que no hay ninguna conspiración. Podemos pensar que Tusrkish Airlines eligió libremente el destino más conveniente. También estamos en nuestro derecho a pensar que el soldado invencible estaba en lo cierto, que no necesitaba defenderse ni protegerse porque nadie estaba ahí para matarle.

La amenaza fantasma

La oportunidad perdida no nos puede hacer desfallecer de nuestro intento, que no es otro que el de sobrevivir en el campo de batalla. Y el modo de hacerlo no es negar la existencia del enemigo diciendo que todos “nos coordinamos”. Es reconocer la existencia de un problema. Y el problema ahora mismo está en la ruta estrella del aeropuerto coruñes: la ruta de la compañía Vueling al mayor aeropuerto de Europa, Londres-Heathrow.

La noticia empezó a circular hace pocos días: Vueling tenía bloqueada la venta de los vuelos a Heathrow desde Bilbao y A Coruña, para el próximo verano. Luego se supo que también Florencia, la otra ruta que mantiene en el “hub” londinense. Desde la urbe vasca se empezó a rumorear la posibilidad de que esa ruta pasase a ser operada por British Airways (BA), la antigua compañía de bandera británica, también perteneciente al conglomerado IAG con Vueling e Iberia. Se aduce el motivo de la gran cantidad de tráfico de largo recorrido que allí capta Lufthansa para sus bases de Frankfurt y Munich (Frankfurt… suena a a aspiración del Concello coruñes sobre la que no hay avances). British Airways querría captar su porción del pastel bilbaíno de largo recorrido, un bocado apetecible.

La consecuencia de esta maniobra sería la desaparición de Vueling del aeropuerto de Heathrow, donde opera con slots que son propiedad de Iberia. Concentraría sus operaciones londinenses en una posible base a abrir en Gatwick, un aeropuerto menor aunque muy importante. Ante esta situación se abren tres posibilidades:

  • Que Vueling siga operando la ruta A Coruña – Londres utilizando Gatwick en lugar de Heathrow.
  • Que las cosas sigan como están, situación extraña ya que “nuestro” vuelo podría quedar como el único de Vueling en Heathrow.
  • Que British Airways asuma la ruta, igual que en el caso de Bilbao y de determinadas expansiones que ha anunciado de sus operaciones hacia España.

Para el caso de que sea BA la que pase a operar la ruta Heathrow-Galicia …. Sí, hemos dicho Galicia…. Existe la posibilidad de que el destino de la misma no sea Alvedro, sino Lavacolla. Es una cuestión que parece estarse considerando, y que es objeto de ciertas disensiones entre las compañías de IAG. Vueling parece querer seguir con una ruta que está dentro del convenio con el Concello, y que le reporta importantes ocupaciones en los vuelos con precios relativamente altos. Mantiene el tipo pese a la competencia del Santiago-Stansted de Ryanair y el Santiago-Gatwick de Easyjet, que suelen ofrecer tarifas medias inferiores.

A día de hoy, la opción más probable es la apertura de la nueva base de Vueling en el aeropuerto de Londres-Gatwick, que se podría anunciar dentro de poco tiempo. Con esto se mantendría la ruta a Londres, pero empleando un aeropuerto secundario respecto a Heathrow, en el que se perdería toda la conectividad con las rutas de largo recorrido de BA. Esto supondría un importante impacto para Alvedro, ya que se vería desconectado del mundo con una única escala, ya que son muchos los destinos en los que no hay alternativa a través de Madrid o Barcelona.

La duda razonable: ¿el enemigo en casa?

Hemos visto en el pasado como determinadas amenazas que se cernían y aún se ciernen sobre el futuro de Alvedro ha acabado cristalizando en realidades catastróficas. El maquillaje de las últimas incorporaciones a la parrilla (Bilbao, Las Palmas y Tenerife Norte con Vueling) no nos puede hacer caer en la autocomplacencia ni en la relajación de creer que las amenazas no existen y no son ciertas. Nos cabe la duda de que la ruta a Londres pueda estar amenazada. Se trata de una conexión lo suficientemente importante como para poner toda la carne en el asador a todos los niveles para mantenerla. Puede caber la duda de si conviene más con Vueling o con British (¿precio o conectividad?), pero en todo caso debe estar en Alvedro.

Si esta situación acaba con un nuevo fiasco para el futuro del aeropuerto coruñes, tocará exigir las correspondientes explicaciones a los gestores de la “cosa aeroportuaria” coruñesa. Es decir, Carlos Negreira y Maria Luisa Cid. Nos podría llegar a caber una duda razonable. Si después del fiasco de Istanbul llega el de Londres, podríamos empezar a plantearnos que nuestros políticos locales tal vez sufran el mal del soldado invencible: el de despreciar las amenazas, incluso cuando se les presentan y explican de forma clara.

Llegado el caso, también podríamos preguntarnos si esa ignorancia de los peligros que se ciernen sobre uno es simple desorientación, o si tal vez forma parte de una estrategia de mayor escala para ir llevando a la realidad por la vía de los hechos la “teoría de la coordinación”. Esa que está planteada en el documento de AENA y que tanto perjudicaría a Alvedro. Tendríamos al enemigo en casa.

La respuesta a esta amenaza de pérdida de conectividad en Heathrow debe venir desde el Ayuntamiento coruñés con la búsqueda de operadores alternativos que enlacen Alvedro con el mundo. Implantado Air France (Sky Team) en Vigo, sería óptimo buscar un acuerdo con la tercera alianza (Star Alliance), que ya no está de forma relevante en Alvedro desde la caída de Spanair. Las dos líneas de actuación, no excluyentes, son el refuerzo de la conexión de TAP a Lisboa, con aviones de mayor capacidad, y la posibilidad de conseguir un enlace a Frankfurt con la aerolínea alemana Lufthansa, que opera a diversos destinos en España y no tiene presencia en Galicia.

Si se consuma la pérdida de Heathrow, el daño es irreparable, y sólo se puede corregir con una conexión a otro “hub” mundial. Se logrará o no, pero se debe intentar conseguirlo haciendo las gestiones precisas, e informando a la ciudadanía al término de las mismas con transparencia absoluta, sea cual sea el resultado. Una farsa como la vivida con Turkish Airlines no se puede repetir, ya que está en juego la credibilidad del actual equipo de gobierno. Y las migajas en forma de abrir alguna nueva ruta doméstica, recordemos, no compensan en modo alguno la pérdida de una conexión estratégica.

Qué te parece?

6 Comments

  1. Joder…!!
    Especulaciones y amenazas.
    Una cosa seria, que diría mi abuela.
    Ni un puto dato contrastado.

  2. Yo creo que tenemos al enemigo en casa,un reflejo de como va este país por políticos incompetentes que tratan las amenazas como anécdotas.Seamos sinceros.¿Acaso le importa un aeropuerto pequeño a un político?Que yo sepa ni sienten la tierra en la que gobiernan ni la ciudad en la que han nacido.Los que sabemos la riqueza que podría generar un aeropuerto como el de La Coruña nos ensombrecen continuamente no reconociéndonos por nuestra labor en esta ciudad.

  3. A ver en qué queda todo pero tiene toda la pinta a que nos mudamos a Gatwick.
    Perdemos el hecho de poder enlazar (importantísimo) y nos centramos en el punto a punto en un aeropuerto ya servido por Easyjet desde Santiago de compostela, una compañía con aviones más pequeños y fáciles de llenar a lo que se suma sus mejores tarifas.
    Si se materializa, va a ser muy complicado mantenerlo con buenos resultados.

    Además se junta con que se ha vuelto a pagar a ryanair en Santiago con lo que seguiremos teniendo a los chantajistas ofreciendo billetes a Londres desde 19€

3 Pings & Trackbacks

  1. Pingback:

  2. Pingback:

  3. Pingback:

Tenemos la foto más buscada. #Coruñasemueve de la mano de Air Europa

Vueling, British Airways, Heathrow, Gatwick…